Académico José Joaquín Brunner participó en Seminario “El futuro de nuestras universidades”

La instancia, organizada por la Comisión de Educación y Cultura del Senado, se desarrolló en el ex Congreso Nacional y también contó con la participación del rector Carlos Peña.

José Joaquín Brunner, académico del Centro de Políticas Comparadas de Educación, participó la mañana del jueves 5 de mayo en el seminario “El futuro de nuestras universidades”. La actividad fue organizada por la Comisión de Educación y Cultura del Senado,con el objetivo de hacer un diagnóstico del estado actual de la educación superior en Chile.

Junto al académico de la Facultad de Educación, también expusieron en el primer panel de la jornada, -sobre fortalecimiento de las instituciones, gobernanza y regulación-, el rector de la Universidad Diego Portales, Carlos Peña, y los rectores de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi, y de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Ignacio Sánchez. En tanto, en un segundo panel sobre aseguramiento de la calidad participaron los rectores de la Universidad de Talca, Álvaro Rojas; de la Universidad Austral, Oscar Galindo; de la Universidad de los Andes, José Antonio Guzmán y el exrector de la Universidad de Chile, Luis Riveros.

Durante su intervención, el académico José Joaquín Brunner planteó que es necesario discutir acerca de las funciones para diseñar un esquema de gobernanza de las instituciones de educación superior. “Los mecanismos que la deberían conformar son esencialmente tres : las regulaciones estatales, autogobierno de las instituciones y, por último, competencia por estudiantes, personal académico y prestigio. Aquí lo que nos interesa ver es cómo la reforma se propone modificar estos mecanismos para crear un nuevo modo de gobernanza”, afirmó.

A su juicio, las bases para una renovación de la gobernanza del sistema de educación superiorson: una reafirmanción explícita del régimen mixto de provisión, un aumento de la regulación pública del sistema, un esquema de financiamiento de costos compartidos, la participación de las corporaciones autogobernadas en instancias consultivas de coordinación, autoregulación y prospectiva estratégica, y finalmente una mejor regulación de la competencia.

En el contexto del financiamiento del sistema, explicó que el gobierno regularía de manera especial y más estrechamente a las instituciones privadas, las que de acuerdo a la regla de gratuidad universal pasarían además a ser dependientes del financiamiento fiscal, vía subsidio de gratuidad y otros fondos para las cuales se les declare legibles. “Dicho en otras palabras, el régimen mixto de provisión y financiamiento subsistiría solo de manera formal, pues en la práctica no habría más que universidades estatales y privadas dependientes del financiamiento fiscal, salvo unas pocas excepciones de mercado”, expresó.

“De llevarse a cabo este cambio, se introduciría efectivamente un nuevo paradigma de organización de nuestra educación superior. Sería un sistema único en el mundo, en la media que ofrecería la mayor parte de la provisión a través de instituciones privadas subsidiadas directamente por el estado”, sentenció.